reputación digital

Reputación digital: ¿cómo saber que lo hago mal?

El camino al éxito es muy diverso. Mientras a unos les funcionan ciertas técnicas y herramientas a otros no tanto. Pero en cuanto a reputación digital el camino está bien definido cuando del fracaso se hablar. Analicemos entonces algunas de las acciones que en definitiva dañan la reputación digital de las marcas.

1.- Engaño: Sin importar si se trate de una marca personal o corporativa, si es sobre bienes y servicios o productos, traicionar la confianza del usuario solo para atraer mayores visitas a l página web es lo peor que se puede hacer. Jugar con el interés, el tiempo o la preocupación del usuario es una falta grave, que en el mejor de los casos se paga con el olvido, y en el peor con una lista larga de malos comentarios en la web. En un mundo tan estandarizado, el usuario sabe el poder que tiene él sobre la reputación digital de las marca y no temerá en usarlo.

Una vez que el cliente reconoce una publicidad falsa, las marcas deben invertir muchísimo dinero en intentar recuperar a la clientela perdida y renovar su imagen corporativa. De manera que visualmente exista un cambio que no lo pueda relacionar con su pasado engañoso.

2.- Narcisismo digital: Que el centro del universo sea la marca (en especial si la marca es personal) resulta agobiante para el usuario. El exceso de soliloquio satura a los usuarios, en especial si esto se ve agraviado por mensajes sin responder, críticas y quejas sin ningún tipo de atención. Lo cual hace que la relación con el usuario y cliente potencial se enfríe, generando indiferencia y desinterés por su parte.

Unificar criterios de respuesta rápida con los usuarios, atender a sus dudas y gestionar sus comentarios eficientemente debe ser el ideal para todas las marcas responsables y comprometidas con su audiencia.

3.-Robo intelectual: Copiar contenidos, estrategias, ideas o cualquier otro tipo de propiedad intelectual sin hacer mención de la fuente original no solo se considera una falta en el código de ética profesional, sino además que repudiado por todos los usuarios en la web. Todos rechazan la falta de originalidad.

Una vez que esto se sabe, puesto que nadie en su sano juicio se deja robar sus créditos, la credibilidad de la comunidad online baja considerablemente.

4.- Errores humanos: Hay un tema que genera muchas pasiones. Y es el hecho de contratar pasantes o profesionales recién graduados para gestionar las redes sociales de las marcas. Para muchos esto resta confianza y credibilidad, para otros es la forma de reconocer el verdadero talento natural de los jóvenes.

Sin caer en diatribas el punto de mayor importancia es la reputación digital, y si la persona que gestiona las redes sociales de la marca, es decir quién representa los ideales, valores e identidad de la marca en la web no tiene experiencia respondiendo comentarios, opiniones o dudas de forma ecuánime sin esbozar su opinión personal en la red de la marca, entonces se trata de una muerte digital anunciada. Lo mismo aplica para los community manager que manejan muchas cuentas a la vez, existe la posibilidad, por remota que sea, que publique una información donde no corresponde.

5.- Medición: Aplicar estrategias y no medirlas es como tomar un medicamento y no comprobar su eficacia. Los datos que arroja el monitoreo de la marca permite saber cuáles son los aspectos de mayor apreciación para los usuarios y cuáles no, a fin de lograr invertir mayor esfuerzo en ello y anular aquellos temas que realmente no llevan la reputación online de su marca a ningún lado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =